Aburridos de su vida aristocrática se convirtieron en piedra para poder soportar las inclemencias del tiempo, vivir afuera, dormir bajo las estrellas y estar conectados con la vida. Eugenio Gómez Llambi e Iván López Prystajko son los creadores de estos sillones que pueblan la ciudad de Buenos Aires.